Saltar al contenido

Traqueotomía: ¿Qué es y para qué sirve

Traqueotomía: ¿Qué es y para qué sirve

Una traqueotomía es un procedimiento médico que consiste en realizar un agujero en el cuello para llegar a la tráquea, ya ahí, también se crea un orificio con la finalidad de que el paciente pueda respirar en caso de que tenga dificultad de tomar aire por la nariz y la boca. En el orificio creado, se coloca un tubo o cánula que sirve de acceso a las vías respiratorias de la persona.

La traqueotomía suele ser practicada en hospitales, sin embargo, en casos de emergencia, puede ser realizada en otros contextos, así logrando que la persona pueda respirar y pueda recibir la atención médica necesaria.

¿Por qué se hace?

Entre las razones para hacer una traqueotomía, están:

  • Existe un cuerpo ajeno que obstruye las vías respiratorias.
  • Hay afecciones médicas que dificultan la respiración de paciente, como cáncer de garganta o parálisis de las cuerdas vocales.
  • Trauma grave en el rostro, cabeza o cuello que impide la respiración.
  • Existe parálisis de músculos, por lo cual, no se puede tragar.
  • En una cirugía puede ayudar a respirar mejor, por ejemplo, de rostro, cabeza o cuello.
  • No poder expectorar, la traqueotomía facilita la limpieza de secreciones.

¿Cuál es la diferencia entre traqueotomía y traqueostomía?

Suele haber confusión entre estos dos procedimientos, que, de hecho, consisten en lo mismo: crear una abertura en el cuello y tráquea para permitir el paso de aire y facilitar la respiración.

La diferencia clave entre ellas dos consiste en la duración. Una traqueotomía se realiza para facilitar la respiración en casos de emergencia o casos específicos que son previstos, es decir es temporal.

Por otro lado, la incisión e instalación de la cánula en el caso de una traqueostomía, se realizan adaptándolas a un periodo de tiempo más largo o de manera permanente. Así pues, este procedimiento está reservado para casos de insuficiencia respiratoria, tumores o enfermedades de largo plazo que afecten las vías respiratorias.

¿Se puede hablar con una traqueotomía?

Una persona que es sometida a una traqueotomía sí tiene la capacidad de hablar. Se puede tapar el tubo (estoma) que tiene instalado en la tráquea con uno o dos dedos y así poder comunicarse.

Sin embargo, el médico será quien decida la seguridad del habla durante el tratamiento de la afección o la recuperación.

¿Cuánto tiempo dura una traqueotomía?

Una traqueotomía puede removerse cuando un paciente ya no la necesite. Dependiendo del motivo de obstrucción de las vías y la valoración del médico, la instalación del tubo puede durar dos semanas o un mes.

Una vez que se retira, se venda el cuello y se cuida la herida para que sane por sí misma. Quedará una cicatriz.

Asimismo, existen casos en que debe considerarse tener esta instalación por un periodo largo de tiempo o de manera permanente.

Traqueotomía en el Covid-19

La nueva cepa de coronavirus que inició su propagación a finales del año 2019, SARS-CoV-2, ha traído consigo una nueva de entender y aplicar métodos y técnicas médicas alrededor del mundo.

Para el caso de la traqueotomía, ya existen algunos estudios que reportan que su práctica en pacientes con insuficiencia respiratoria, contagiados con la Covid-19, representa un riesgo para el personal de salud, debido a que son un generador de aerosoles.

Por ello, se deben prever otras formas de hacer frente al cuidado de los pacientes y así evitar más contagios.

¿Cómo se hace una traqueotomía?

A grandes rasgos, este procedimiento se realiza de la siguiente manera:

Se ocupa anestesia general o local, depende del criterio del médico y de su preocupación al comprometer las vías respiratorias.

Ya en el quirófano o cuarto de hospital se hace una incisión horizontal en la parte inferior frontal del cuello. Se separan los músculos y se corta una pequeña parte de la glándula tiroides.

Ya que la tráquea está expuesta, se hace un pequeño agujero con el diámetro suficiente para insertar el tubo de respiración.

Riesgos de una traqueotomía

Como todo procedimiento médico, la traqueotomía conlleva una serie de peligros, no obstante, se considera segura y eficaz.

    • Puede existir daño a la tráquea, nervios del cuello o la tiroides.
    • Sangrado exacerbado.
    • Puede acumularse aire entre el tórax y los pulmones, que puede desencadenar colapso pulmonar o problemas respiratorios.
    • Aire que queda atrapado debajo de la piel del cuello que daña a la tráquea o esófago.
    • Deslizamiento del tubo de traqueostomía de la tráquea
    • Infección alrededor de la incisión, tráquea o pulmones.