Comparte esto:
Martes 9 de abril de 2019

Compañeras y compañeros:

El 19 de agosto de 2018 el V Congreso Nacional Extraordinario de MORENA aprobó una propuesta del Lic. Andrés Manuel López Obrador para establecer el Instituto Nacional de Formación Política (INFP) de nuestro partido, me asignó la responsabilidad de dirigir este organismo y designó a varios compañeros como integrantes del Comité Organizador. Esta determinación de nuestra máxima instancia de dirección despertó un gran interés entre la militancia del partido.

Desde entonces, en el Comité Organizador de dicho instituto hemos venido trabajando de manera incesante para echar a andar el Instituto. Hemos realizado diversos eventos en varias entidades del país y la gran mayoría de los actos públicos han rebasado, con mucho, nuestras expectativas. Como es costumbre en nuestro movimiento, hemos trabajado de manera gratuita, poniendo dinero de nuestro bolsillo y con el apoyo de algunos activistas, dirigentes y legisladores a los que les agradecemos su solidaridad. Gracias a la ayuda de sectores locales del partido ya iniciamos los cursos de Formación de Candidatos en Aguascalientes, Quintana Roo y Tamaulipas.

Hemos cumplido en tiempo y forma con todos los trámites legales internos y externos que se nos han presentado. Sin embargo, aunque desde el día mismo en que se celebró el V Congreso hemos solicitado de manera reiterada a las instancias de dirección partidaria la formalización del INFP, el esfuerzo ha sido infructuoso. No fue sino hasta el 3 marzo del presente año cuando pudimos presentar al Consejo Nacional de MORENA el Plan Anual de Trabajo (PAT) y el Reglamento Interno del INFP, los cuales fueron aprobados por esa instancia, que es la máxima autoridad entre congresos. A pesar de ello, seguimos enfrentando obstáculos para poder arrancar el trabajo regular del Instituto y estamos lejos de iniciar la Red Territorial de Círculos de Estudio. No sólo hemos tenido que sortear las dificultades que presenta una legislación electoral complicada y tramposa, sino que enfrentamos, además, procedimientos burocráticos internos, algunos de ellos derivados de la transición que vive nuestro partido.

Como ustedes saben, el retraso en la formalización del INFP ha generado incertidumbre en las filas de la militancia y ha dado lugar a disputas del todo indeseables e improcedentes por cargos y por el control de las tareas de formación política en diversos estados. Por añadidura, una parte del enorme entusiasmo que provocó el anuncio de la creación del Instituto se ha convertido en el curso de estos meses en perplejidad y confusión.

No ignoramos que las trabas puestas al desarrollo del INFP están relacionadas con la disputa por el control del partido y de sus recursos económicos. Tenemos la determinación de no interferir en esa confrontación de manera alguna y de no tomar partido en el conflicto por la dirigencia. Debo ser enfático, asimismo, en que no tenemos ningún interés en administrar presupuestos partidistas; tenemos, en cambio, el mandato de ejercerlos exclusivamente para propósitos de formación política, cívica y cultural de la militancia y de la ciudadanía que simpatiza con la Cuarta Transformación.

A pesar de que el Instituto Nacional de Formación Política se ha visto forzado a desarrollar sus actividades en forma acotada, provisional y del todo insuficiente para el tamaño de su misión, no declinaremos ni dejaremos de honrar el mandato que recibimos del V Congreso Extraordinario de Morena y confiamos en que a la brevedad pueda superarse el enredo burocrático con el que se ha venido retrasando el funcionamiento pleno del Instituto Nacional de Formación Política de Morena. Finalmente, exhortamos a las instancias directivas de nuestro partido a que nos apoyen en nuestras labores.

Fraternalmente,

RAFAEL BARAJAS DURÁN
Director del Instituto Nacional de Formación Política de Morena

Comparte esto:
Categorías: Materiales