Comparte esto:

Desde un principio, nuestro movimiento se propuso dar la batalla por las ideas y uno de los principales objetivos del Movimiento de Regeneración Nacional ha sido la revolución de las conciencias.

Para consolidar el gobierno del cambio, necesitamos mantener este ejercicio. Debemos seguir construyendo discurso político, es vital divulgar el análisis de la situación, es fundamental construir un debate a nivel nacional y, para ello, es clave seguir formando pensamiento crítico y ciudadanos conscientes y con principios. Es claro que el nuevo gobierno va a reclutar a la gente más preparada y capaz; sin embargo, no debemos descuidar el discurso, el análisis ni la formación de cuadros. Hay efervescencia política, millones simpatizan con nuestro movimiento. Es el momento de acelerar el proceso de captación y formación de militantes. La revolución de las conciencias no puede parar.

Consejo de intelectuales

Morena tiene a muchos de los más brillantes pensadores de la nación y esto le ha ayudado a estructurar su análisis y su discurso.

Nosotros estamos en contra los cánones dominantes de la era neoliberal que pregonan el individualismo. Creemos en la importancia del debate colectivo y en la socialización del pensamiento. Estamos convencidos que a partir de la discusión informada se puede organizar una inteligencia colectiva. Para ello, es fundamental organizar un grupo de discusión y análisis, un Consejo de intelectuales que se reúna periódicamente para debatir temas que resultan cruciales pare entender el pasado, interpretar el presente y planear el futuro de la nación. Este grupo podría asesorar al gobierno en coyunturas específicas y organizar grupos de tarea para trabajar temas concretos (del narcotráfico a la economía).

Para este grupo proponemos, entre otros a: Elena Poniatowska, John Ackerman, Paco Ignacio Taibo II, Armando Bartra, Héctor Díaz Polanco, Consuelo Sánchez, Blanca Montoya, Lorenzo Meyer, Enrique Dussel, Fabrizio Mejía, Pedro Salmerón, José Valenzuela Feijóo, Cristina Laurell, Eduardo Cervantes, Pablo Moctezuma Barragán, Carlos Fazio, Enrique Semo, John Saxe Fernández, Pedro Miguel y Jesús Ramírez, entre otros. Este grupo estaría en contacto con los centros de investigación de los institutos de educación superior.

Es necesario que los saberes de nuestros intelectuales se divulguen por toda la Nación. Para ello, proponemos hacer una revista teórica virtual, ligada a Regeneración, que tocaría temas de coyuntura.

Escuela de cuadros

Tenemos mucha gente preparada y con formación ideológica sólida, pero no la suficiente. Para cambiar a la nación, tenemos que formar miles de cuadros. Para lograr esto, es necesario fundar una escuela de alto nivel político que reclute y forme gente en todo el país, mediante cursos cortos, seminarios, talleres y conferencias. La intención es tener una gran escuela nacional con filiales en cada estado. La intención es que en cada pueblo, barrio y ciudad tengamos gente que entienda el proyecto y pueda transmitirlo a sus vecinos. Esta es la mejor forma de socializar nuestro proyecto de nación y de defenderlo.

Hace meses, el Consejo Nacional de Morena acordó constituir un círculo de estudios en cada uno de los comités seccionales. Esta tarea no se pudo concretar porque nos abocamos a otras tareas. El instituto que proponemos es la herramienta para concretar ese acuerdo. La propuesta concreta es constituir un instituto de formación política que sea parte de Morena, pero que tenga autonomía. El comité de intelectuales aprobará los reglamentos internos y planes de trabajo del instituto.

Esta es una escuela en la que deben participar todos los militantes. La intención es iniciar el proyecto con trabajo voluntario. Sin embargo, en un futuro se tendrá que crear una estructura operativa profesional.

El entusiasmo que ha provocado el triunfo del 1º de julio es enorme. Este es el momento para echar a andar este proyecto. Buscaremos organizar círculos de estudio –los más que podamos– que estarían divididos en tres niveles: Básico, Medio y Avanzado. Habría una bibliografía mínima por nivel. También buscaremos desarrollar círculos por sector (estudiantil, laboral, agrario, etc.) y llamaremos a los activistas a desarrollar su creatividad en cada zona del país y buscaremos atender todas las solicitudes. Este instituto debe ser un instrumento para la movilización política y cultural.

Aparato de propaganda política

Asimismo, para divulgar nuestras tesis, planes y proyectos, y para consolidar la formación de cuadros, es necesario crear materiales teóricos y didácticos que nos permitan divulgar nuestros proyectos en impresos y en las redes sociales. Estamos trabajando en la conformación del equipo que elaborará estos materiales.

Este aparato puede, en un futuro próximo, contrarrestar las campañas de descrédito que, sin lugar a dudas, echarán a andar nuestros rivales. El proyecto no es caro y puede tener resultados muy importantes en el corto plazo. Nos ayudará a consolidar al movimiento en la sociedad. Paco Ignacio Taibo II estará a cargo de este programa.

El caso de Estados Unidos

Nuestro Proyecto Alternativo de Nación se sale de las lógicas del consenso de Washington y atenta contra el proyecto neoliberal que predomina a nivel global. Por lo tanto, es previsible que Washington y las multinacionales se opongan activamente a nuestras iniciativas.

Desde hace años, millones de mexicanos viven en los Estados Unidos y hacen trabajo de todo tipo. Muchos de estos migrantes simpatizan con nuestra causa y votaron por nosotros. Somos la misma ciudadanía. Debemos hacer causa común con ellos.

Para que esto sea así, es fundamental preparar y organizar a nuestras fuerzas en Estados Unidos; incorporarlos a nuestra lucha, sin inmiscuirnos en la política interior de ese país; la mejor forma de hacer esto es difundir nuestra cultura (cursos de historia y literatura y cineclubes), ayudarlos en cuestiones específicas (clases de inglés, asesorías legales) y apoyar sus causas, defenderlos, formar escuelas de cuadros (que atenderían, desde cuestiones legales hasta laborales) y hacer materiales de información, análisis y propaganda allende el Bravo. Este trabajo lo encabezará nuestro compañero John Ackerman.

Nunca, en la historia, una oligarquía se ha dejado arrebatar sus privilegios sin dar la pelea. Viene una embestida en forma contra nuestro movimiento. Las elites neoliberales han destruido el tejido social. Nos toca recomponerlo.

Para dignificar la política debemos elevar el nivel del debate.

Ya trabajamos casa por casa.

Ahora toca trabajar cabeza por cabeza.

Comparte esto: